SonrisasSaludBienestarRelaxBelleza

Azúcar, el peor enemigo de nuestros dientes

por | Ene 3, 2018

Un buen cepillo, una pasta con flúor y lavarse los dientes durante dos minutos una media hora después de cada comida, cubriendo bien toda la superficie de los dientes y encías, son el mejor método para acabar con las caries

Los dientes están cubiertos por una capa dura exterior llamada esmalte. Cada día, una capa fina de bacterias, de las 20.000 que viven en nuestra boca y que se llaman placa dental, se forma sobre los dientes. Las bacterias en la placa dental producen ácidos que pueden empezar a dañar el esmalte.

Con el paso del tiempo, los ácidos pueden crear huecos en el esmalte. Estos huecos se conocen como caries. Cepillarse los dientes y utilizar hilo dental pueden proteger contra la caries dental, pero una vez que se forma la caries, un dentista tiene que reparar el daño.

Justo después de comer, la boca se vuelve ácida, creando un ambiente en el que los dientes empiezan a dañarse. La boca suele tardar unos 30-40 minutos en volver a sus niveles seguros de acidez. Por lo tanto, las veces que se come a lo largo del día y –sobre todo- las veces que se ingieren alimentos azucarados a lo largo del día, condicionará la suma de periodos de acidez peligrosos en la boca.

Así, la frecuencia de exposición al azúcar es clave para el desarrollo de caries. Las chucherías, los pasteles y la bollería, los zumos de fruta, los cereales o algunas comidas precocinadas son alimentos ricos en azúcar. Por lo que es recomendable cepillarse los dientes después de haberlos tomado. Conviene enjuagarse la boca con un vaso de agua nada más tomarlos.

El ácido suaviza el esmalte dental y si se cepillan los dientes nada más comer algún alimento que lo potencie se puede dañar esa capa dental protectora. Lo ideal, por lo tanto, es lavarse los dientes después de cada comida pero dejando pasar un tiempo, aproximadamente 40 minutos.

Un buen cepillo, una pasta con flúor y lavarse los dientes durante dos minutos una media hora después de cada comida, cubriendo bien toda la superficie de los dientes y encías, es el mejor método para acabar con las caries.

Pero, si no se lucha contra las bacterias, el ácido de la boca irá comiéndose los tejidos sanos de las piezas dentales y los irá necrosando. Será entonces cuando empiecen a aparecer los agujeros, las fracturas y otros problemas graves. Entonces, es necesario ir al dentista que, en función de los daños, decidirá realizar un empaste o una reconstrucción.

Policlínicas Nacar

clínica dental estética podología quiromasaje nutrición

Lo esencial es disfrutar de la vida,

ser feliz

Esto es lo único que importa

Clientes VIP Consulta la opción de tarifa plana en todos nuestros servicios

Última tecnología a su servicio

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies